Británica lección

great briitain leaves european union metaphor

Gari Durán, Ex Senadora y Portavoz de “Familia y Dignidad Humana”

SE LO RESUMO. Siglo V a.C. Guerra del Peloponeso. Atenas, después de mucho esfuerzo consigue sofocar la rebelión de una de sus colonias, Mitilene. Tras la victoria, toca decidir en la Asamblea cuál debe ser la suerte de los vencidos y ahí, movidos por el odio, los atenienses condenan a muerte a todos los hombres de Mitilene y a la esclavitud a mujeres y niños.

Pero al día siguiente, esos mismos atenienses empiezan a arrepentirse de la inhumanidad del castigo y de nuevo en la Asamblea, se decide revocar esa sentencia. La cuestión es que, el día anterior ya había partido una nave hacia la colonia con la sentencia y si no llegaba a tiempo la contraorden, la ejecución masiva se llevaría a cabo. Así que remando día y noche, durmiendo por turnos y comiendo frente a sus remos, la tripulación de un segundo trirreme consiguió recuperar la ventaja de un día del primer barco y llegar a Mitilene en el preciso momento en que se estaba leyendo la orden inicial y de este modo se impidió un castigo que hubiese avergonzado a los ateniense durante generaciones.

La historia nos demuestra que no siempre hay un trirreme a mano para echar atrás una decisión equivocada, frívola o nacida del sentimiento más que de la razón. Los británicos, como los atenienses no han necesitado más que un día para darse cuenta de su error y los españoles, por una vez, hemos escarmentado en cabeza ajena y hemos dejado los experimentos para mejor ocasión. Sólo así se entienden el aproximadamente millón de españoles que manifestaron sin dudar y de manera reiterada, en las encuestas, que votarían a Podemos y que finalmente no lo han hecho, sin que se sepa muy bien, dónde ha quedado su voto. Y también que, una vez más, la teológica doctrina del «mal menor» haya vencido al voto por convicción o a la tentación de asomarse al abismo.

Pero no sólo eso. En una campaña en la que el PP ciertamente ha utilizado el miedo como argumento, se ha encontrado enfrente a una formación -Podemos y asimilados- empeñada en darle la razón haciendo realidad cada una de las pesadillas que asustan a un votante conservador: la reivindicación del comunismo (a pesar del postureo socialdemócrata de última hora), los ataques a la libertad religiosa, los radicalismos de los municipios bandera de Podemos, la ideología de género en modo Inquisición. Sólo ha hecho falta poner el foco, el miedo lo han puesto los votantes.

En lo económico se ha olvidado que, a pesar de la crisis, y de sus enseñanzas, todo el mundo quiere volver a ser lo que era antes y que a la gente le gusta prosperar y tener más de lo que tiene, aunque no pueda pagarlo por ahora. Así que cuando los antisistema han señalado a los ricos y han hablado de subidas de impuestos, no han sido las grandes fortunas las que se han sentido aludidas, sino la clase media, esa que tiene sus ahorros, quizás un apartamento en la costa, que se va de vacaciones -aunque las financie-, que tiene una profesión liberal y liquida el IVA religiosamente o puede que un negocio modesto pero que, en ningún caso, está para sobresaltos. Y si, además, en esas economías en las que vivir bien o regular depende de muy poco, se les muestra un escenario con tanta sonrisa como inestabilidad, para qué más. Con más o con menos ilusión, en la urna, a lo seguro.

@gariduran

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s