Carta de Mn. Jeanbart, Arzobispo de Alepo

syria-613514

Gari Durán, Ex Senadora y Portavoz de “Familia y Dignidad Humana”.

Este largo texto que comparto con vosotros, es la traducción que he hecho al español, del último e-mail que recibí de Mn. Jeanbart, arzobispo de Alepo. Os pediría que lo leyeseis y que lo difundieseis. Es un testimonio de primera mano de quien está viviendo el horror de Alepo, y creo que, cuantas más personas lo conozcan, mucho mejor. Muchas gracias.

ESTO ES LO QUE NOS ESTÁ PASANDO EN ALEPO
El mundo entero está aterrorizado ante la visión de Alepo que les ofrecen los medios de comunicación en los últimos días. Un gran número de amigos nuestros en el extranjero se preocupan por nosotros y quieren tener noticias de lo que ocurre. Es evidente que vivimos momentos trágicos de nuestra historia y lo que nos llega, continua haciendo sufrir a Alepo y a sus habitantes, quienes desde hace cinco años no han podido tener ningún respiro, de tal modo han sido acosados y maltratados por los grupos armados llegados, de todas partes del mundo, para traer la llamada guerra santa a un país gobernado por impíos e infieles (¿) Mientras tanto, desde hace cinco años, estos terroristas imponen su ley, en aquellos lugares en los que las autoridades civiles del país no están presentes. Han sembrado el terror por todas partes, matado a decenas de millares de inocentes, destruido por millares, las fábricas, los comercios y los servicios públicos, saqueado las viviendas y robado, sin ningún problema, los bienes del país y de sus ciudadanos. Han causado muchas víctimas inocentes, eliminado y asesinado salvajemente, a innumerables personas pacíficas, entre las que se encuentran religiosas, sacerdotes y obispos.
Esto continúa hoy. Esta mañana, una decena de obuses han caído en dos de nuestros barrios residenciales, provocando numerosas destrucciones y produciendo, una vez más, numerosas víctimas entre muertos y heridos. Las batallas han tenido lugar en los barrios de las afueras de la ciudad. Los rebeldes del frente “Al-Nosrat” han intentado volver a tomar posiciones en las zonas consideradas estratégicas, casi totalmente despobladas y casi enteramente destruidas, que ocupaban hasta el pasado mes de junio en la periferia de la ciudad. Las imágenes de estos lugares de desolación total, han sido ampliamente difundidas por las cadenas de televisión. Es ahí donde tienen lugar las grandes batallas en la actualidad.
Habíamos puesto grandes esperanzas en el alto el fuego decidido hace tres semanas. Deseábamos que pudiese permitir una pacificación, seguida de una reconciliación nacional y una vuelta a la normalidad en el país. Desgraciadamente esta tregua, debilitada por las infracciones continuas de los oponentes más radicales, se rompió oficialmente hace unos días, seguido de los ataques inesperados de la Coalición aliada de los rebeldes en Deir El-Zor. Estos ataques se han producido contra una base militar del ejército sirio y han causado la muerte a más de 90 soldados que se hallaban en sus cuarteles, sin contar el número no declarado de heridos. ¿Se puede parar esta reanudación de los combates? Lo deseamos y contamos, para que ello ocurra, con la gracia de Dios, el único capaz de despertar la conciencia de los grandes responsables de tomar las decisiones. El horrible espectáculo de lo que aquí ocurre, es suficiente para sacudir a todo hombre que respete la sacralidad de la vida humana. Si el Sr. Staphan de Mistura consigue relanzar el proceso de paz ya iniciado, podemos esperar una aclaración y quizás incluso resultados concretos de pacificación, requisito previo en las sesiones del diálogo tan deseado.
Lo más duro para los cristianos presentes actualmente en Alepo, es vivir noche y día esta situación de inseguridad desestabilizante y de incertidumbre perturbadora. Tienen miedo del mañana, el porvenir de sus hijos les preocupa enormemente. Imaginar que un día, un estado de obediencia musulmana fundamentalista les será impuesto es, para ellos, una pesadilla insoportable. Esta es la razón por la que nos dirigimos hacia nuestros hermanos en Francia y en toda Europa y les suplicamos que nos ayuden a que esto no ocurra. No les pedimos que hagan la guerra por nosotros, sino simplemente que pongan término a las pretensiones injustas de sus aliados, quienes nos quieren imponer leyes anticuadas, insoportables para un hombre del siglo XXI, que quiere ser libre de escoger su cultura, su modo de vida y su fe.
Hacemos un llamamiento a nuestros hermanos en Francia para que recen por nosotros y para que todos los hombres franceses preocupados por la dignidad del ser humano y enamorados de la libertad, vengan en nuestra ayuda para sacar a nuestro querido país del abismo del régimen fundamentalista al que se pretende que nos sometamos. Por favor, ayúdennos a continuar viviendo dignamente en esta tierra bendita que nos ha visto nacer y crecer.

Alepo, 28 septiembre 2016
+Jean-Clément JEANBART
Arzobispo de Alepo

Traducción del mail que recibió Gari Durán hace unos días.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s