GRACIAS POR NADA

madre-padre-e__destacado

Gari Durán, Ex Senadora y Portavoz de “Familia y Dignidad Humana”

Dígase claramente: por ideología. Por eso derogamos esta ley. Por toda una ristra de complejos, rencores, prejuicios, conflictos personales mal resueltos, porque ser madre es de derechas o porque en la biblia de la Santa Ideología de Género se dice que la maternidad es un atraso repugnante para la mujer (salvo si alquila el cuerpo de otra, para tal efecto).

Si considerasen la maternidad como algo positivo, aunque sólo fuese por cuestiones prácticas, (como por ejemplo que alguien tendrá que pagar nuestras pensiones y que el invierno demográfico que se ha instalado en España, no hay quien lo revierta), habrían mejorado, dotado de contenido económico o redactado su propia ley de Maternidad.

Pero lo cierto es que, por algún motivo o represión que se me escapa, la maternidad les parece un concepto indeseable. Dice la consellera Santiago que la renta social ayuda más a las mujeres embarazadas que esta ley. Olvida que hubiese estado en su mano que no fuese así. Pero el quid de la cuestión no es ese ¿Qué opinaría Santiago, o Conxa Obrador –quien abunda en los mismos argumentos- si se derogase una ley de Igualdad o se eliminase el Instituto de la Mujer, con la excusa de que los aspectos que combate o promueve ya están recogidos en el Código Penal o en otras leyes, nacionales o autonómicas? Probablemente dirían que de lo que se trata es de dar visibilidad a la problemática de la mujer y compilar los recursos con los que cuenta, en caso de agresión, por ejemplo y que por eso deben existir leyes o planes de Igualdad, con independencia de su utilidad. Porque hablamos de ideología.

Por lo mismo que en la anterior legislatura se decidió llevar adelante una Ley de Protección a la Maternidad. No por oscuras razones ni motivaciones inconfesables –esas que sólo parecen estar en la mente de las diputadas de izquierda- sino porque se quiso apostar por la maternidad, sin más, porque se considera algo positivo y porque se pensó, desde el feminismo real, que todas las mujeres –no sólo las que pueden permitírselo- tienen el derecho de ser madres.

Ahora la izquierda les quita ese derecho y les ofrece a cambio –además del aborto gratuito- la limosna displicente de una burocracia confusa.

A todas las que habéis votado la derogación de la Ley de Protección a la Maternidad, gracias por nada.

Artículo publicado el 19 de Abril de 2016 en el diario “El Mundo”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s